Hoy sábado vino Laura desde Málaga para aprender esta maravillosa técnica y se ha ido encantada. Ha hecho un cuaderno con caja y ha forrado dos lápices para sus hijas. Le ha quedado divino ¿a que sí?