Una clase muy divertida con Mari Ángeles. Pasamos una mañana muy amena y quedó encantada así que felices las dos.

Ha hecho un libro de firmas a su gusto y la semana que viene volverá para aprender a hacer la caja.

Ahora que no nos escucha nadie, creo que tenemos a otra enganchada al cartonaje jejejeje.