Soledad es una gran encuadernadora que ha querido “aprender” a utilizar el cartón de otra forma. En esta ocasión ha hecho una escribanía y como no podía ser de otra forma, quedó de 10.